Te explicamos la mejor manera de vender tu auto sin perder tiempo ni dinero



Establece un precio REALISTA.

Si pides una cantidad desorbitante por tu vehículo posiblemente nunca logres venderlo; para evitar ese error, común en muchísimos vendedores, sigue estos dos simples pasos:

-          Habla con profesionales del área, incluyendo el hombre que te vendió el auto y tú mecánico de confianza.
-     Consulta a través de páginas web especializadas cuánto piden otras personas por un auto similar al tuyo.

Con esta información en la cabeza, podrás poner un precio aceptable que atraiga compradores en vez de ahuyentarlos.

Todo entra por los ojos así que...

Tu auto puede tener un motor excelente, pero si su aspecto exterior es desolado nadie querrá comprarlo, por ese motivo, asegurarte de darle una exhaustiva limpieza, tanto a nivel carrocería como motor.

No pierdas tiempo… ni se lo hagas perder a los demás.
       
Al colocar el aviso de venta del vehículo, para evitar consultas molestas, asegúrate de incluir la información fundamental que cualquier comprador quiere conocer:

-          Marca.
-          Modelo.
-          Precio.

Prepara la documentación con tiempo para evitar demoras innecesarias.
           
Tener todos los papeles del vehículo debidamente organizados te ahorrara mucho tiempo, por eso, chequea que el registro del auto se encuentre actualizado y ten el contrato de compra-venta listo para firmar.

En que sitios ofrecer tu auto.

Existen varias opciones posibles:

Familiares, amigos y compañeros de trabajo: es la manera más clásica de vender el auto y tiene un plus importante: son hombres y mujeres a las que conoces de toda la vida, motivo por el cual sería muy raro que tengas problemas con ellos.

Carteles sobre el auto: pegar mensajes en las ventanas del vehículo asegura que muchas personas se acerquen a preguntar cuanto pides por él; asegúrate siempre de poner un teléfono donde puedan contactarte.

Avisos clasificados: los diarios y revistas tienen la ventaja de permitirte acceder a una inmensa cantidad de personas, su problema es que a) cuestan dinero; b) ofrecen un espacio limitado: tres o cuatro líneas a lo sumo.

Internet: la opción más práctica, rápida y económica: existen infinidad de páginas donde puede subir, de forma completamente gratuita, un aviso ofreciendo tu auto.

A la hora de cerrar el trato.

Una vez firmados los papeles y definido el precio de venta, deberás cobrar: si te pagan en efectivo, cuenta el dinero la cantidad las veces que creas necesario para evitar sorpresas posteriores; también puedes recurrir a un escribano para que chequee toda la transacción.


Comentarios